fbpx Los mejores nidos de colecho para bebés • CompraMejor México Saltar al contenido

Los mejores nidos de colecho para bebés

Un recién nacido se siente protegido y arropado cuando duerme en un espacio reducido. Por eso, los nidos de colecho o reductores de cuna, que imitan el útero materno, les ofrecen una seguridad y una sensación de bienestar desde el primer momento.

Muchos papás se preguntarán por qué todas las mañanas se encuentran a su bebé con la cabecita pegada en la esquina de la cuna. Y tiene una respuesta: es una reacción lógica, teniendo en cuenta que ha estado nueve meses apretado en el vientre materno, calentito y arrullado. Y de repente, al nacer, se les coloca en una inmensa cuna en la que se encuentran perdidos.

En este sentido, los expertos en puericultura recomiendan el uso de un nido de colecho como el modelo BNEST, un reductor fabricado con materiales de alta calidad adaptados a la delicada piel del bebé, transpirables y libres de tóxicos. Además, sus medidas, la facilidad de lavado y variedad de diseños lo han convertido en el favorito y en el más vendido.

¿Cómo es un nido de colecho y para qué sirve?

Se trata de un cojín que, a simple vista, recuerda a una almohada de lactancia ya que sus laterales son un rulo acolchado que se cierra en la parte inferior por cintas o cordones. Pero, como es evidente, su función no es ésa, sino reducir el espacio donde duerme el bebé, evitar que ruede por la cama o ser aplastado si descansa directamente haciendo colecho con sus papás o en una cuna o minicuna adaptadas para ello.

Además, incluye un colchón que va unido a los laterales donde el pequeño descansa. Este colchón puede ir fusionado al conjunto, extraerse a través de una cremallera o aparte.

Su uso es apropiado desde el nacimiento hasta los 9 meses aproximadamente.

A tener en cuenta

Ahora que ya sabemos para qué sirve, veamos cuáles son las características esenciales a tener en cuenta antes de comprar uno.

El tejido. Es el elemento más importante cuando hablamos de nidos de colecho ya que de él depende el bienestar de nuestro bebé. Las fundas exteriores, por lo general, están confeccionadas en algodón 100% que es permeable al aire, hipoalergénico y suave con su delicada piel.

El tamaño. Fíjate en las medidas exteriores si pretendes colocarlo en una minicuna o en un capazo cuando tu bebé crezca. Para que te hagas una idea, la largura oscila, según modelos, entre los 80 y los 90 centímetros.

El ajuste. Los nidos de colecho se caracterizan porque se ajustan al tamaño del niño mediante unas cintas, lazos o cordones que cierran o abren los laterales según las necesidades.

El lavado. La mayoría de los modelos tienen el colchón desenfundable para facilitar el lavado, pero otros no, porque han sido diseñados en una sola pieza. No obstante, tanto si lo son como si no, se pueden meter en la lavadora a 30 o 40 grados.

Las ventajas de adquirir un nido de colecho son muchas, ya que ofrece al bebé un bienestar y una sensación de protección que le acompañará los primeros meses de vida. Vigila, eso sí, que el reductor esté siempre en una superficie plana y lejos de cualquier peligro.

Resulta un artículo tan práctico que suele ser un formidable regalo para aquellas personas que acaban de ser mamás. Su precio oscila entre los 30 y los 48 euros.

El favorito: BNEST

El reductor de cuna de BNEST es el escogido como favorito por los expertos en puericultura y también por muchos padres que desean un descanso óptimo y seguro para los recién llegados al hogar.

Es un modelo que ha sido confeccionado con algodón 100%, antialérgico y transpirable pensado para la piel delicada de los más pequeños.

Se compone de dos partes: el colecho en sí y un colchón extraíble, por lo que resulta muy práctico de lavar si, por ejemplo, solo se mancha una de las zonas. Tanto el nido como el colchón se desenfundan con una cremallera oculta para poder lavar las fundas en la lavadora.

Es recomendable lavarlo a máquina a una temperatura máxima de 30 grados. Quedará como nuevo y sin perder ninguna de las propiedades del tejido.

En cuanto a su tamaño está pensado para ser utilizado hasta los 11 meses, aunque puede extenderse hasta el año dependiendo de la altura de nuestro pequeño. Su espacio interior puede reducirse o aumentarse con una cinta y un lazo ajustables situados a los pies.

Podrás combinarlo con el textil de la cuna o los colores de la habitación, ya que la marca ofrece dos modelos, en gris y rosa, algo más sobrios que otros nidos para pequeños.

El subcampeón: DockATot

Un modelo muy similar al favorito, pero con unas medidas algo más ajustadas (74 x 46 cm) es el nido de colecho de DockATot, una marca que se especializa en la fabricación de nidos de colecho y a ello se debe, su elevado precio.

La funda, elaborada con 100% algodón que protege la piel del bebé. Es transpirable y está fabricado con telas certificadas «OEKO-TEX» que no albergan calor y crean un microclima adecuado para el bebé.

Se desmonta a través de una cremallera para extraer el colchón y las fundas, de esta manera, se facilita el lavado a mano o a máquina (hasta 30 grados).

El nido de colecho de DockATot se cierra por la parte inferior mediante una hebilla de cierre a presión, que eleva los laterales del nido y estrechan el espacio interior. A diferencia del favorito, este nido solo es apto desde el nacimiento hasta los 8 meses.

El bebé se sentirá cómodo y seguro como en la tripa de las embarazadas y los padres descansarán plácidamente sin peligro de aplastar al pequeño en caso de que se coloque en la cama o de que ruede y se caiga.

Por si no nos gusta o convence del todo la funda blanca, la marca nos ofrece otras fundas con diseños sobrios y no tan infantiles, pensados más para que el nido combine con el cuarto de mamá y papá.

Les comentamos que la marca se especializa en nidos de colecho y es por ello que al DockATot se le puede añadir el «Toy Arch», un arco del que cuelgan móviles, para entretener al pequeño cuando esté despierto. Claro que tanto el arco como los juguetes deben adquirirse por separado.

Otro accesorio que se puede adquirir aparte, es la bolsa de viaje elegante y funcional, para llevar el nido a cualquier sitio.

Antireflujo de Mami Ama Bebé

Algo muy usual entre los pequeños es que tengan reflujo, que en la jerga médica se conoce como reflujo gastroesofágico, y es cuando la comida del estómago vuelve hacia el esófago. Esto se da con más frecuencia luego de las tomas de leche cuando el estómago está lleno y al acostar al niño, ya que entonces es más fácil que vuelva el contenido del estómago hacia arriba.

El problema del reflujo no es que los bebés devuelvan, sino la pérdida de peso que esto les ocasiona.

Una solución para los pequeños con reflujo, es el nido para colecho de Mami Ama Bebe, cuyo colchón de base está inclinado para evitar, que luego de las tomas la leche regrese al esófago.

Este colchón tiene 15 grados de inclinación, pero hay otros modelos con 8 y 20 grados. Una alternativa aún mejor, es el modelo que permite usarse en 15 y en 30 grados ya que cuenta con dos niveles.

Con unas medidas 60 x 40 x 15 cm, se puede utilizar hasta los 6 meses. Luego lo más probables es que si el bebé continúa con reflujo, debamos cambiarnos a otra medida como el de 70 x 38 x 10 cm o el de 70 x 50 x 24 cm, pero atención que este último tiene mayor grado de inclinación.

Por otro lado, el nido de Mami Ama Bebé está confeccionado a mano con materiales de alta calidad. El tejido exterior es de popelina, una tela similar al algodón y que suele utilizarse en prendas de verano por ser muy fresca.

El relleno es de espuma de poliuretano firme, para que los bebés puedan mover la cabeza sin hundirla en el colchón, en línea con el resto del cuerpo, pero elevada para evitar que se atraganten si devuelven.

A diferencia de otros modelos, el colchón es independiente del nido. Esto facilita de manera notable su lavado (a máquina hasta 30 grados), ya que el colchón es lo que más se suele manchar debido a los ‘escapes’ nocturnos. El nido en sí también se puede meter en la lavadora sin problemas, aunque no es desenfundable.

Además podrás acomodar a tu bebé y evitar que se resbale por la inclinación, ya que el nido se ajusta en tres puntos sobre el colchón. Lo único que no podremos hacer es reducir o aumentar el tamaño del nido.

Lo encontramos en varias opciones de color a juego con el nido en divertidos estampados.

Ideal para viajes y económico: Baby Delight

Rebajas

Los presupuestos ajustados también tienen una buenísima alternativa. Se trata del nido de Baby Delight, un artículo de descanso precioso, diseñado con mucho gusto y con unos estampados originales y diferentes.

A diferencia del resto de los nidos, los laterales son más rígidos pero al estar acolchados, serán igual de cómodos para el bebé. Están recubiertos con una malla que favorece mucho más la circulación del aire, mejorando la oxigenación del pequeño durante el descanso.

Otra diferencia del resto de los nidos, es que el Baby Delight incorpora una pequeña luz tenue en la cabecera del nido. Así, si el pequeño se despierta por la noche, podremos atenderlo sin molestarlo ni alterarlo. La luz funciona con dos baterías AA que no están incluídas.

El Baby Delight tiene unas medidas de 72 x 35, un poco más pequeño que otros nidos y no se puede ajustar. De todas formas está indicado para usarse solo hasta los 6 meses.

Para compensar, es una opción ideal para ir de paseo o de viaje. Pesa menos de un kilo y medio y se puede plegar totalmente, ocupando un espacio de 40 x 43 cm. Se transporta desde la manija ubicada en la parte trasera del colchón y tiene además, un espacio para llevar pañales, juguetes o cualquier otro accesorio que necesite el bebé.

En lavable y todos sus materiales están certificados por la CPSC (Consumer Product Safety Commission) y la CPSIA (Consumer Product Safety Improvement Act).

Ligero y sencillo de Cleva Mamá

El modelo de nido de colecho de Cleva Mamá es ideal por su sencillez y su ligereza. Con un peso de poco más de medio kilo, es la principal característica lo convierte en el mejor compañero de viaje.

Es algo más pequeño que otros nidos, con unas medidas exteriores de 80 x 52 cm, perfecto para minicunas, moisés e incluso para capazos de paseo grandes, ya que reduce el ruido y las vibraciones. Por su tamaño, se recomienda su uso hasta los 6 meses.

Diseñado en una sola pieza de espuma especial Clevafoam, que reduce la presión en el cráneo y aumenta el apoyo, para prevenir lesiones como la plagiocefalia.

Está fabricado con materiales y tejidos certificados, transpirables para mantener la correcta temperatura corporal del bebé e hipoalergénicos para evitar alergias.

Además, el propio material ClevaFoam ofrece una estructura de células abierta que hacen que el nido sea más ligero, más transpirable y que reduzca la retención de calor.

Al igual que sus competidores, al nido de Cleva Mamá tiene una cremallera oculta que permite retirar su funda y lavarse en la lavadora.

Lo único es que a diferencia de otros nidos, este solamente podemos conseguirlo en color blanco.

Última actualización el 2020-06-22 at 05:58 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados