Saltar al contenido

Las mejores almohadas de lactancia y para embarazada

La mejor almohada de lactancia facilita el proceso de amamantar al bebé haciendo que se convierta en un momento agradable entre madre e hijo, y evita las malas posturas que pueden acarrear dolores de espalda, brazos y cuello.

En este análisis, bajo los criterios de los expertos, hay un claro modelo que destaca notablemente por encima de los demás: el Boppy. Su forma de herradura ofrece un extraordinario confort para la madre o la persona que alimente al bebé y, sobre todo, para el niño.

Un artículo útil desde los últimos meses de embarazo

Los últimos meses de embarazo y los primeros meses de lactancia resultan duros y cansados para una mujer. Y si a esto se añade un parto con cesárea, este complemento de lactancia será ideal para evitar esfuerzos innecesarios. Por eso existen estas almohadas con diferentes formas y texturas que se adaptan a cada momento.

En este artículo se explica qué aspectos se deben tener en cuenta a la hora de elegir una  almohada de este tipo, ya que debe acomodarse a las necesidades de la persona para realizar una compra satisfactoria.

Forma: Se recomienda un modelo anatómico que se ajuste a la fisonomía de la madre. También hay que fijarse en el tamaño y la forma, que dependerá de si se quiere utilizar en la última etapa del embarazo para descansar mejor (forma de cilindro largo), o si se va a utilizar para la lactancia y posterior (forma de herradura).

Existen, además, diseños novedosos con formas diferentes a las dos tradicionales y que sirven para partos gemelares.

El material con el que están confeccionados también es un aspecto importante. Los mejores modelos cuentan con elementos hipoalergénicos que evitan la aparición de alergias.

Exteriormente, suelen estar confeccionados con fundas desmontables transpirables y lavables, hechas de algodón o poliéster. En su interior, van rellenos de ‘microperlas’ de poliestireno, goma espuma o fibras sintéticas y de algodón que le aportan una consistencia suave y agradable.

Son muchas las ventajas que supone adquirir uno de estos productos, pero los expertos también han encontrado inconvenientes que se mencionan a continuación.

Dependiendo de su tamaño pueden ser difíciles de transportar. Se debe elegir el modelo que mejor se adapte a la complexión de la persona ya que debe quedar a la altura adecuada para prevenir una mala postura. Pero hay modelos que solo ofrecen un tamaño estándar. También hay que acostumbrarse porque al principio resulta algo incómodo, aunque todo cambia con el paso de los días, cuando se encuentra la forma adecuada de colocarlo.

En referencia al precio, los buenos modelos suelen estar por sobre los $ 600, aunque podemos llegar a encontrar otros más económicos pero resignando calidad o durabilidad.

Después de identificar todas estas características que ayudarán al consumidor a elegir la opción deseada, se presentan los mejores 5 modelos de almohadas de lactancia, analizados en profundidad por los expertos.

El favorito: almohada de lactancia ‘Boppy’

La almohada de lactancia Boppy, de 0 a 12 meses, fue lanzado al mercado en 1989 como un producto de calidad y con un diseño diferente en forma de herradura, con fundas originales y un relleno de silicona confortable y cómodo.

Testado y recomendado por algunas marcas como Chicco, a lo largo de todos estos años ha sido premiado en Europa y Estados Unidos por sus diseños y alta calidad. Es por eso que aparece el primero en esta comparativa, como el favorito de los especialistas.

Lo primero que destaca en esta almohada es su material de relleno indeformable gracias a su exclusiva fibra interior. Así consigue que el aumento de peso del bebé no influya en su uso y favorezca a la mamá para poder mantener una posición cómoda y relajada.

Se puede quitar la funda del relleno gracias a su cierre ziper  y lavarse ambos a máquina e inlcuso meterse en la secadora. Además, su diseño ofrece varios colores y estampados a elegir. Es compacto y ligero, y como solo pesa un kilo, se puede transportar con bastante facilidad.

Es versátil ya que su uso se adapta a la edad de crecimiento del bebé y no se limita solo a la lactancia, por lo que puede utilizarse en varias etapas: Desde el nacimiento, para dar de mamar. A partir de los 3 meses, como apoyo para mejorar la digestión del niño. A los 6 meses, para ayudarle a colocarse boca abajo. Y a los 9 meses, como soporte para que se mantenga sentado.

En conclusión, la almohada de lactancia Boppy es el complemento ideal para la madre y su bebé durante el periodo de lactancia.

Una buena alternativa: Babies and Kiddies Premium

Una marca encargada de desarrollar almohadas que acompañen el descanso durante el embarazo y que brinden apoyo durante el periodo de lactancia.

Lo suficientemente mullida para ayudarnos a cargar el bebé mientras le damos el pecho o el biberón, evitando que nos dañemos la espalda y haciendo mucho más placentero este momento tan íntimo.

Su tela extra suave y su textura brindan a la mamá  una sensación extra de comodidad y protegen la piel del bebé.

Como gran ventaja, la funda se puede retirar para poder lavarla y se seca muy rápido; ya sabemos que la leche genera manchas difíciles de sacar si las dejamos secar y si los bebés devuelven sobre la almohada el olor impregnado no es muy agradable.

Gracias a su mullido diseño, contribuye a reforzar el aparato psicomotor del bebé pudiéndolo acomodarlo en diferentes posiciones, ya sea boca arriba o boca abajo. También permite colocar al bebé semi sentado ayudando a prevenir el reflujo. Como extra su interior es impermeable a los líquidos.

Pensada para la lactancia, muchos expertos afirman que incluso puede ser de gran utilidad cuando el bebé esté sentado, ya que lo ayuda a mantenerse erguido y evitar que se caiga hacia los laterales.

Podemos elegir entre tres colores diferentes para nuestra almohada. Pesa alrededor de 1,5 kg, así que si vamos de visita o de vacaciones, podremos cargarla en el coche y llevarla dónde sea.

My Brest Friend, con bolsillo para mamilas

My Brest Friend es una gran opción si queremos un cojín de lactancia firme y que no se mueva. Es de los pocos que se mantienen firmemente en su lugar sin desplazarse como sí lo pueden hacer otros en forma de media luna.

Proporciona apoyo, comodidad y seguridad para la mamá y el bebé, por lo que la lactancia es aún más agradable y exitosa. Por su diseño, que se abrocha como un cinturón, evita los dolores de espalda o cuello que se puede generar.

Permite eliminar el estrés de los hombros y gracias al bolsillo que incorpora permite tener a mano lo más preciso. Por lo cómodo que resulta tenerlo abrochado a la cintura permite también ponerse de pie o incluso andar al mismo tiempo que se da el pecho. Los expertos también destaca la facilidad con la que se puede desabrochar.

En numerosas ocasiones el bebé, una vez ha tomado su leche necesaria, se queda dormido. Los hay que al moverse o ante cualquier ruído se despiertan pero con este cojín y gracias a su hebilla la madre podrá soltarlo con facilidad con una sola mano. Se puede lavar en la lavadora en un ciclo suave.

Una opción versátil, Infantino


Porque no todas las madres tienen la misma altura ni dan el pecho al bebé igual, esta almohada de lactancia permite superponer capas hasta que tengamos al pequeño de la casa en la posición correcta para evitar malas posturas y hacer de la lactancia un momento único… en cualquier parte: sobre la cama, en un sillón o en sentada en la alfombra.

Un aspecto en el que coinciden los expertos resaltar es cómo está diseñada. Al tener hasta seis capas, tres a la derecha y tres a la izquierda a la hora de guardarla resulta muy cómoda porque se pliega hacia arriba y se puede atar con una cinta que lleva. Su lavado también es muy cómodo porque permite meterla en la lavadora.

Almohada de embarazo y lactancia de Babies and Kiddies

Rebajas

Los últimos meses del embarazo encontrar la mejor posición para descansar se convierte a veces en algo complicado. El mejor aliado para evitarlo son sin duda los cojines de lactancia o como en este caso almohada de embarazo.

Esta que recomiendan los expertos permite tumbarse hacia un lado abrazándola de tal forma que la tripa apoya sin necesidad de tener que estar más volcada de lo habitual. Por lo larga que es también permite meterla entre las rodillas, facilitando así el descanso de las piernas. Una vez llega el recién nacido hace una gran función para ayudar a su lantancia, al permitir a la madre apoyar al pequeño sobre ella y evitar dolores de espalda al dar el pecho. Para los primeros meses también sirve como cojín antivuelco para el recién nacido.

Se presenta con tacto de seda y en hasta seis colores. Algún experto aconseja no usarla durante largos periodos de descanso ya que lo que al principio resulta placentero al final requerirá del uso de una almohada para la cabeza.

Última actualización el 2020-11-14 at 14:21 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados