Saltar al contenido

Los mejores candados de bicicleta

No todos tenemos la opción de poder dejar la bicicleta en un sito seguro como un garaje. Ir al trabajo, a la universidad o a donde sea, implica que la bicicleta tenga que quedar por largos períodos, amarrada y expuesta; contando además con la intranquilidad que nos provoca tener que dejarla.

Para aportarnos un poco más de tranquilidad, unos expertos han probado diferentes tipos de candados eligiendo varias opciones, pero como el favorito por sus prestaciones y precio, al [amazon link=»B00PUCSV7C» title=»Kryptonite Keeper»].

[amazon box=»B00PUCSV7C» description=» «]

¿Por qué un candado de bicicleta?

Muy sencillo, evitarnos un disgusto. Por más bicicleta económica que tengamos, perder la bici implica perder dinero y tener que invertir en otra nueva.

Elegir un buen lugar de aparcamiento no siempre es sencillo, hay veces que no nos queda otra y la bicicleta lamentablemente está expuesta. Aparcar en la calle suele ser lo usual, no todos los lugares son seguros, no todas las horas del día son las mejores y necesitamos que cuando la busquemos, la bicicleta esté allí.

Solemos tomarnos la elección del candado a la ligera, pero tengan presente que aquel que roba una bicicleta, el tema candados es algo que tiene muy bien estudiado. Sabe que mecanismo es más sencillo de violentar, que material se puede cortar, que bicicleta está bien amarrada y cual no, encontrar solo la rueda delantera o trasera amarrada al candado es algo habitual.

Algunos buscan sitios dónde haya muchas bicis aparcadas, porque se sienten más seguros. Da igual si una o veinte, si no está bien asegurada es presa fácil.

Debemos invertir en un buen candado, pensemos que con ese dinero nos estamos ahorrando un disgusto, tener que volver a invertir en otra bicicleta y quedarnos a pie.

Recomendaciones

Lo primero que debemos saber es que los candados varían en su forma, y basta con mirarlos para reconocerlos, algunos de ellos son:

  • Las espirales delgadas, suelen ser los más utilizados y los más sencillos de violentar. Algunos suelen utilizarlos como candado accesorios, para sujetar el casco o cualquier otro accesorio de la bicicleta. Podremos hacerlos más seguros cambiando el sistema de cierre, pero vamos, que pudiendo elegir otros…
  • Las espirales gruesas, son la versión mejorada de las espirales delgadas, pero igual de vulnerables. Son útiles si la bici va a estar suelta por períodos cortos y a nuestra vista, por ejemplo si tomamos algo verla desde la ventana del bar.
  • Los candados redondos o al cuadro, se sujetan de forma fija al cuadro y permiten que la rueda trasera quede bloqueada. Este candado no nos vale para sujetar la bici a un elemento fijo e implican llevar un cierto peso sobre la bici. También sirven si vamos a dejar la bici sola en un período corto de tiempo, por ejemplo realizar un recado, una compra o similar.
  • El pitón articulado, ya mejora el nivel de seguridad porque su carcasa externa es rígida y el cable interior es de acero. Es transportable pero pesa más. El tema con estos candados es que la longitud es limitada, si la bici queda muy lejos del poste no nos será de utilidad. No es inviolable, se puede cortar, pero se tarda mucho más.
  • El candado de horquilla o forma de U, a pesar de ser rígidos permiten amarrar la bicicleta a elementos fijos. Se puede llevar en el propio cuadro mientras andamos aunque es un poco pesado. Es uno de los más seguros porque no se rompe con un cortafríos, se necesita de una sierra o percutor y lleva su tiempo romperlo.
  • La cadena delta, es uno de los sistemas más seguros y por eso son de los más caros. Pesan mucho, pero te permiten aparcar la bici donde sea y puedes asegurarte de que con él colocado tu bici no irá a ningún lado.
  • Plegables, es como tener una combinación entre una cadena delta y un candado en forma de U, pero esto no hace que sea más seguro, sino que es un candado que nos ofrece una alta seguridad como otros.
  • Los candados de disco no son válidos para todas las bicicletas. Para poder usar este tipo de candados debemos tener la bicicleta equipada con frenos de disco. Suelen utilizarse para motos más que para bicicletas, porque al no amarrar la bicicleta a ningún poste, no quedamos exentos de que nos roben la bicicleta incluso con el candado puesto. Pueden ser una alternativa para reforzar otros candados.

A tener en cuenta

Más allá del tipo de candado que elijamos debemos tener en cuenta otros factores que tienen que ver con el entorno donde dejemos la bicicleta, el tiempo que la dejemos sola y el momento del día. Estas cuestiones nos darán una pauta de qué nivel de seguridad necesitamos y qué tipo de candado comprar.

Si vamos a hablar de entornos, las zonas donde la bici queda más expuesta suelen ser aquellas que se sabe de antemano que los robos son frecuentes, si no tenemos conocimiento pensemos a la inversa, las zonas más seguras son aquellas que cuentan con vigilancia o incluso algunas zonas residenciales cerradas. Las áreas rurales y las vías suelen ser zonas de poco peligro; mientras que hay zonas urbanas como los campus universitarios, que dependiendo la afluencia serán más o menos peligrosas.

Calcular el tiempo es muy sencillo, cuánto más tiempo sola la bici y menos a la vista esté, mayor seguridad en el candado. Si combinamos muchas horas estacionada, más una zona de riesgo alto, sin dudarlo tenemos que hacernos de un candado de máxima seguridad.

En cuanto a las horas del día, la noche siempre juega en contra, porque la oscuridad aporta cierta complicidad y anonimato. De la misma manera que en punto anterior, si vamos a dejar la bicicleta en una zona riesgosa, muchas horas sola y encima de noche; o nos hacemos con un candado de muy buena seguridad o tendremos el robo garantizado.

Para compensar la labor de los candados, podremos realizar algunas acciones extra que aportan seguridad, como atar bien la bici siempre del cuadro; si la zona no es muy segura, todo lo que puedas desmontar de tu bici llévatelo contigo; y si quieres mayor tranquilidad o tu bici es muy cara, puedes hacerte con dos candados.

Kryptonite Keeper

[amazon box=»B00PUCSV7C» description=» «]

Del tipo de candados delta, de seguridad moderada a elevada dependiendo la zona y la hora del día en dónde aparquemos la bicicleta. Sus eslabones de cuatro lados de unos 7 mm de espesor fabricados en acero de manganeso, no le dejarán la tarea tan sencilla a quién quiera hacerse con la bicicleta.

El Keeper se cierra mediante una llave, es por eso que su uso no es recomendable si vamos a dejar la bici amarrada durante la noche o en una zona poco transitada, puesto que si bien el candado es del tipo de los más resistentes, su talón de Aquiles está en que la cerradura puede violentarse, incluso a pesar de ser cilíndrica y resistirse a los picos o taladros.

Los expertos aconsejan que cuando lo utilicemos, introduzcamos la llave por completo dentro de la cerradura, ya que si no costará más trabajo abrirlo o incluso podemos llegar a estropear la cerradura.

Recubierto con una funda de tela que evita rayones a la bicicleta, ayuda a que la cadena esté protegida de la intemperie.

La cadena al ser flexible permite que podamos amarrar la bici a cualquier poste, solo debemos tener en cuenta que extendido el candado mide alrededor de 85 cm de largo, esto quiere decir que no podremos darle muchas vueltas a la cadena si los postes son de gran diámetro.

Pesa casi un kilo, si bien es un poco pesado e incómodo de transportar en el cuadro de la bici, vale la pena en materia de seguridad. Lo ideal es llevarlo en algún bolso, porque con el movimiento y el peso del candado podemos golpearnos o golpear la bicicleta; si aun así querremos llevarlo amarrado al cuadro debemos asegurarnos de darle varias vueltas y que quede bien sujeto.

Es un candado bueno dependiendo del tipo de bicicleta que tengamos, si nuestra bici es muy cara, quizás lo mejor sea hacernos con un candado un poco más caro y sofisticado, porque si bien es seguro pero no es de los más seguros que podemos conseguir.

Kryptonite Mini 7 + Flex

[amazon box=»B005YPK9VQ» description=» «]

Además de ser de los candados en forma de “U”, que como mencionamos anteriormente son de los más seguros; cuenta con el respaldo de la marca Kryptonite, que es sinónimo de calidad y seguridad en la fabricación de todo tipo de candados.

Fabricado acero templado con un grosor de 13 mm, más del doble que el candado Rixow y en la línea de los candados más gruesos. El ancho y largo de su horquilla es de 8,3 x 17,8 cm, que junto con los 360º de rotación, podremos ajustar el ángulo de bloqueo y amarrar la bicicleta a cualquier poste sin inconveniente.

Cuando no lo estemos utilizando podremos trasladarlo en el manillar, ya que viene incorporado con un soporte para colocar el candado y que quede sujeto. La idea es evitar que el candado vaya dando tumbos u oscile de lado a lado, pero en algunos manillares el soporte no se ajusta de forma correcta y puede resultar algo incómodo. Además, el peso del manillar se incrementara alrededor de 1,4 kg, puesto que es lo que pesa el candado, siendo incluso es de los candados más pesados.

Esta edición además trae un cable flex (1 cm de grosor y 1,20 m de largo), que podremos utilizar como sistema de seguridad auxiliar, amarrando la rueda junto al candado.

Es un candado ideal para amarrar la bici durante tiempos prolongados, indistintamente de si la zona es transitada o no y durante cualquier hora del día. La llave principal tiene una luz incorporada para que podamos ver la cerradura en caso de oscuridad; trae también dos llaves de repuesto.

Abus Granit X – U54

[amazon box=»B001U885MQ» description=» «]

Abus es otra marca reconocida en la fabricación de candados. El Granit X- U 54 puede resultarnos similar al Kriptonite por su forma, aunque es un poco más caro. En cuanto a las prestaciones de seguridad, no difiere del resto de los candados en forma de “U”, son de gran resistencia y pude ser utilizado para amarrar la bicicleta por largas horas, en cualquier lugar a cualquier hora del día.

Sus medidas son de 23 x 10,8 cm, con un espesor de 13 mm. Tener en cuenta que como todos los candados de este tipo pesa, y éste en particular casi 1,5 kg. Está revestido en goma para proteger el cuadro de la bici, aunque no es un revestimiento de mucho espesor, pero ofrece una cierta una protección al cuadro y los radios de la rueda.

Aunque el cierre es parabólico para facilitarnos la apertura, la parte del cierre es un poco más ancha y voluminosa dificultando los giros al acomodarlo para su amarrado. Cuenta además con la posibilidad de transportarlo en un soporte, punto a favor y en contra, por un lado podemos ubicarlo en un lugar que no estorbe, pero debemos tener en cuenta que a esa zona le vamos a estar aplicado casi kilo y medio de peso.

El candado incorpora dos llaves, en caso de que seamos muy despistados y perdamos una de ellas.

Bell Catalyst

[amazon box=»B018LHN3JS» description=» «]

Es un candado en forma de U que está fabricado en acero endurecido de 8 pulgadas con una barra transversal para conseguir máxima seguridad a la hora de dejar aparcada la bicicleta. Es una opción económica para un candado de estas características pero los expertos aseguran que cumple perfectamente con su función. La relación calidad-precio es muy buena.

Viene con un pequeño accesorio para colgar el candado en alguna parte de la estructura de la bici y es muy práctico para llevarlo en la mochila.

El candado tiene un recubrimiento en toda su estructura para proteger la bicicleta de los posibles rasguños que puedan generarse.

Master Lock 8143D

[amazon box=»B000BVXDZM» description=» «]

Del tipo de candados de espirales finas, de 8 mm de diámetro, pero con un gran ventaja; su interior está fabricado en cable de acero trenzado, un tipo de cable que aporta una gran flexibilidad, pero con gran resistencia a la compresión lateral y una elevada carga de rotura; es decir que cualquiera que quiera hacerse con nuestra bicicleta no lo tendrá tan sencillo.

Si nos preocupa la pintura del cuadro de la bici, tranquilos, que el recubrimiento grueso de vinilo ayuda a que no se roce ni se arañe; e incluso nos asegura la durabilidad del candado, protegiéndolo del paso del tiempo. Lo único que algunos expertos notan con el paso del tiempo en este tipo de candados, es que el sol puede afectar la vida útil del recubrimiento de vinilo, volviéndolo duro y quebradizo.

La flexibilidad que le aporta el material junto con sus 1,22 metros de largo, nos permite amarrar la bici a cualquier lugar. Algunos expertos han probado sujetar hasta dos bicicletas con el mismo candado, aunque no es lo más recomendable.

Al tomar forma de espiral cuándo no está siendo utilizado, nos permite un guardado compacto; incluso podremos enrollarlo sin problema al cuadro de la bicicleta, puesto que además es muy liviano y no nos generará un peso extra.

Se cierra mediante una combinación de 4 dígitos, evitando llaves extras pero acudiendo a nuestra buena memoria. La combinación numérica viene dada en el manual y la desventaja es que no permite cambiarla.