fbpx Los mejores humidificadores • CompraMejor México Saltar al contenido

Los mejores humidificadores

Tanto si vivimos en zonas muy secas como muy húmedas, no siempre la humedad del ambiente es la adecuada. Podemos notar cierta sequedad en nuestra piel o garganta aunque esté lloviendo fuera, por la sequedad que provoca el ambiente y la calefacción, por ejemplo.

Si esto es así, lo ideal es hacernos con un aparato que nos ayude a regular la humedad del ambiente: un humidificador eléctrico.

Los expertos han probado durante algunas semanas una selección de humidificadores y han decidido que el favorito es el Safety 1st.

¿Por qué son buenos los humidificadores?

Los humidificadores son aparatos diseñados para adecuar la humedad del ambiente en espacios cerrados, transformando el agua en vapor.

En verano, las temperaturas elevadas reducen la humedad y los ambientes se vuelven más secos. En invierno, los aparatos de calefacción suplantan las temperaturas del verano. Ambos factores hacen que la humedad relativa del ambiente se reduzca; con lo cual lo ideal es medirla para poder corregirla.

¿Por qué es importante mantener la humedad correcta en el ambiente?

Sobre todo en personas mayores y bebés, se recomienda mantener la humedad del ambiente entre un 40 y 60%. Si notamos que nuestros labios se secan y se agrietan, que la garganta se reseca, que los ojos se irritan y les falta humedad, sequedad en la piel, o sentimos dificultades nasales y al respirar; es posible que la humedad del ambiente nos sea la adecuada.

Un humidificador no solo es beneficioso para las personas, sino también para las plantas y los animales.

Recomendaciones

Ya sabemos que un humidificador está pensado para aportar humedad al ambiente a partir de vapor de agua. Pero no todos funcionan de la misma manera.

Los humidificadores de vapor caliente o de ebullición. Calientan el agua en su interior, haciendo que salga al ambiente en forma de vapor.

No se consideran los ideales, porque el vapor sale a temperatura de ebullición generando vapor caliente, lo que aumenta la temperatura del ambiente y en caso de accidentes puede ocasionar quemaduras.

Sin embargo son muy recomendados para congestiones nasales o respiratorias, puesto que el vapor combinado con el calor ayuda ablandando mucosidades.

Si el agua es muy dura, contiene muchas sales que aumentan la conductividad eléctrica haciendo que hierva con mayor rapidez. Como resultado, la cantidad de vapor de agua que saldrá al ambiente será mucho mayor, resultando quizás excesivo.

Los humidificadores de vapor frío, expulsan vapor de agua de dos formas distintas:

  • Evaporativos, que funcionan circulando el aire a través de un filtro de mecha caliente húmeda. La desventaja es que suelen utilizar agua destilada, porque si no la mecha puede obstruirse.
  • Ultrasónicos, que expulsan el vapor de aire por medio de vibraciones de alta frecuencia. El agua es golpeada por ultrasonidos saliendo al exterior en forma de vapor, que tendrá la misma temperatura del agua que hayamos colocado. Algunos modelos incorporan un sistema de ionización negativa para purificar el aire, debido a que los iones negativos neutralizan las partículas contaminantes del aire. Son los más comunes por ser los más silenciosos.

En general, son equipos muy pequeños que pueden colocarse sobre cualquier mueble. No necesitan ningún tipo de instalación previa. Basta con conectarlos a la corriente eléctrica y su consumo es de alrededor de 35W.

El depósito de agua suele contener entre 1 a 6 litros. El tamaño del ambiente y la autonomía de funcionamiento del humidificador estará condicionado por el tamaño del depósito.

Si los mantenemos limpios y cambiamos el agua de forma periódica, evitaremos que se obstruyan y proliferen bacterias en el agua; sobre todo en los humidificadores de vapor frío, que no tienen la posibilidad de hervir el agua y eliminarlas como los de vapor caliente.

La capacidad de humidificación o nebulización es la capacidad que tiene el humidificador de producir vapor de agua. En general, para una superficie de 30 m2 se necesitarán alrededor de 200ml/h de vapor de agua para lograr una humedad ambiental ideal. Si podemos contar con un Higrómetro (sirve para medir la humedad del aire) mucho mejor porque nos permitirá controlar la humedad del ambiente y evitar elevarla por encima de los niveles óptimos.

Debemos colocarlos en zonas que permitan que la humedad se distribuya de forma uniforme. Para ello debemos evitar los rincones, muebles muy altos o muy bajos, cercanías con espejos o cortinas porque pueden mancharlos con el vapor.

Si el humidificador viene con filtros de aire, debemos tener en cuenta la frecuencia de recambio, que sea sencillo conseguirlos, que sean de fácil sustitución y que su precio sea razonable. En general se recomienda el uso de agua destilada, previamente hervida o filtrada.

Como características adicionales la mayoría permite temporizar la cantidad de horas que queremos que el humidificador esté produciendo vapor. Algunos también permiten regular la intensidad del vapor o incluso, pueden incluir un higrómetro y ajustar el vapor de agua de acuerdo a la humedad del ambiente de forma automática.

El favorito: Safety 1st

De vapor frío y ultrasónico, con la ventaja de que no necesita de filtros para agua de recambio, no solo por el costo extra de estar reponiéndolos, sino porque además los filtros suelen acumular bacterias o gérmenes no deseados.

Dada su capacidad, su autonomía es de 12 horas y eso equivale a unas 2 o tres noches, siendo muy práctico puesto que no debemos estar llenando todos los días el depósito de agua.

Cuando toque reponer agua, la tarea será muy sencilla. El tanque de agua se retira fácilmente del humidificador e incluso lo podremos transportar desde el asa que trae incorporada. Para rellenarlo, basta con colocarlo debajo del grifo y luego secarlo bien por fuera por si alguna gota se derrama. El hecho de que el tanque pueda separase de la base de funcionamiento para su llenado, evita que el agua entre en contacto con partes con las que no debería o que pueda golpearse durante el transporte.

De todas formas si el tanque se quedará sin agua, el humidificador cuenta con apagado automático; además de que la luz LED en su parte delantera se encenderá en color rojo para avisarnos de que debemos llenar nuevamente el depósito de agua.

Permite el control de humedad desde la perilla de ajuste manual, abriendo o cerrando las rejillas de ventilación dependiendo de si queremos un ambiente más o menos húmedo.

Un detalle que les ha gustado mucho a los expertos, es que este muchas veces en este tipo de humidificadores la humedad no se esparce de forma homogénea por todo el ambiente, pero para ello el Safety 1st cuenta con dos aspersores de salida que se regulan de forma independiente y se pueden colocar en cualquier posición dentro de un giro 360º. De esta manera, podemos dirigir un aspersor hacia cada lado de la habitación para que la humedad se propague de forma uniforme, o juntar los dos aspersores en una sola dirección.

Algunos expertos han optado por utilizar aceites esenciales con el humidificador, debemos tener cuidado al respecto puesto que está pensado para ser utilizado con agua y quizás algunos aceites o esencias puedan ocasionarle algún daño al funcionamiento del humidificador.

Otras opciones

Honeywell

También de vapor frío y ultrasónico, ideal para habitaciones pequeñas ya que no cuenta con doble boquilla de salida como el Safety 1st

La capacidad de su depósito de agua es de casi 2 litros y nos alcanza para una autonomía de casi 20 horas de uso continuo. Dependiendo de cuántas horas lo utilicemos, podremos recargar su depósito hasta solo una vez por semana.

La salida de vapor se puede regular de forma analógica con una perilla giratoria, similar a la del Safety 1st. Lo que destacan los expertos, es que quizás la leyenda que acompaña la perilla giratoria y que indica la cantidad de salida de vapor, no es tan precisa como el Safety 1st, siendo solo una línea continua que va de menor a mayor, pero que al no estar fraccionada dificulta un poco poder tener diferentes posiciones de salida de vapor como referencia.

El llenado del depósito es una tarea sencilla, tiene una amplia abertura que permite colocarlo sin problema debajo del grifo.

Para su limpieza, podremos introducir un paño por la misma abertura de llenado y limpiar su interior; aquí el único inconveniente que señalan los expertos, es que si el tamaño de nuestra mano es un poco grande, poder introducirla dentro de la abertura de llenado puede costarnos un poco más. Eso sí, no requiere de ningún tipo de filtro, así que ¡una cosa menos que limpiar!

Como medida de seguridad, si detecta que el depósito de agua está vacío se pagará de forma automática. Así que si nuestra intención es dejarlo funcionando por la noche, no tendremos que estar pendiente y podemos descansar sin problema.

En comparación con otros humidificadores suele ser bastante silencioso; el único detalle que han encontrado los expertos, que dependiendo el tipo de persona puede resultar molesto o no, es que tiene una pequeña luz en la perilla que nos indica que está en funcionamiento y no se puede apagar, y en la oscuridad de la noche suele resaltar un poco.

Como nota importante, debemos tener en cuenta que no es apto para aceites o esencias aromáticas y que su uso puede afectar la durabilidad del humidificador.

Pure Enrichment

Ultrasónico de vapor frío, con menor capacidad, 1,7 litros. Su autonomía de funcionamiento máxima de 16 horas y con capacidad de generar 150ml/h. Funciona mediante un único botón táctil.

La boquilla de salida se puede girar 360º, para dirigir el vapor de agua en la dirección que más lo necesitemos. Se apaga de forma automática una vez que su depósito se haya agotado.

Emite una luz tenue que dependiendo el tipo de persona puede resultar relajante o por el contrario, muy molesta.

La desventaja es que para su llenado hay que dar la vuelta al humidificador, y tener muchísimo cuidado de que no se moje. Tampoco es posible utilizarlo como difusor de aromas.

Mejor no abusar de sus litros de autonomía ni de sus horas de funcionamiento, porque al cabo de un tiempo puede comenzar a perder agua e incluso dejar de emitir vapor.

OIOSEN

Si somos de los que nos gusta ambientar las habitaciones con luces de colores además de conseguir el nivel de humedad ideal éste modelo puede ser tu opción. El humidificador de vapor de Oiosen tiene una capacidad de 380 ml y cuenta con hasta siete colores distintos, aunque se puede usar sin luces.

Cuenta con una tecnología ultrasónica que hace que expulse el aire de forma silenciosa. No es de los que tiene una duración más elevada. Este humidificador tiene una autonomía máxima de 6-8 horas y cuenta con una función de seguridad que apaga el aparato a las 6 horas automáticamente.

Está equipado con una almohadilla de silicona antideslizante en la parte inferior para evitar que se mueva.

Pro Breeze

Si nos gusta tener un ambiente perfumado con esencias, pero los cambios de luz y las luces de colores no son lo nuestro, mejor quedarnos con el modelo de humidificador de Pro Breeze.

De los mayores en su capacidad, 3,8 litros, con una autonomía de alrededor de 20 horas. La boquilla dispensadora puede girar 360º y distribuir el vapor de agua por todo el ambiente.

Su filtro de agua es de cerámica para limpiar las impurezas del agua y evitar la acumulación de sedimentos, obteniendo un aire más puro. Este modelo de humidificador funciona con recambio de filtro, pudiendo alcanzar el pack de 3 unos $ 1.000, pero solo debemos cambiarlo cada  6 meses.

Tampoco es de los que se dejen llenar de forma fácil. Debemos desmontar el tanque y quitar el filtro para poder llenarlo de agua.

Incorpora una luz LED nocturna, que podemos apagar o utilizar como luz de noche en el cuarto de los pequeños de la casa.

Última actualización el 2020-06-22 at 09:28 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados