fbpx Las mejores casitas de juguete para niños • CompraMejor México Saltar al contenido

Las mejores casitas de juguete para niños

Que levante la mano quien no haya jugado en su infancia (o ya de adulto) a construir un castillo o una fortaleza con sillas, cojines, mantas y sábanas. Este tipo de recreo se llama juego simbólico y es superdivertido porque desarrolla la imaginación de los niños.

Pero la casa no puede convertirse todos los días en territorio comanche. Por eso, proporcionarles un espacio fijo, como las casitas infantiles, es la mejor de las opciones. Allí podrán dejar volar sus fantasías.

Valorando la opinión de los expertos, se han encontrado 5 modelos que destacan sobre el resto de ofertas que hay en el mercado ya sea por sus materiales, por sus dimensiones o por los accesorios que incluyen.

Pero sin duda, la mejor casa infantil de esta comparativa es la que ofrece la marca Little Tikes y su modelo Cape Cottage. Con esta casita los peques se sentirán mayores simulando estar en un hogar real de vivos colores, con sus ventanas y su puerta abatible.

Antes de pasar a la comparativa, hay que dar unas cuantas pinceladas sobre la función y características de estos productos. Lo primero es saber que estas casitas son “juguetes” diseñados para disfrutar en compañía (hermanos, primos o amigos) por lo que favorece las habilidades sociales. Además, se fomenta la psicomotricidad a través del juego y sirve como lugar para pasar el rato pintando, leyendo o descansando.

Para dar en el clavo con la casita perfecta, valdría con observar los gustos del muchacho. El mercado propone muchos diseños y materiales que agradarán a los futuros inquilinos: casitas con forma de castillo, granjas o auténticas moradas de la campiña francesa.

Tras ver el diseño, hay que pensar qué materiales se prefieren. La gran mayoría son de plástico, pero las hay de tela o de madera. Eso ya dependerá de por cuál se incline cada uno y del presupuesto. En el fondo, lo importante es que sean seguras y que resistan las batallas de los pequeños terremotos de dos patas.

Respecto a la seguridad, es importante que la casita elegida cumpla con los requisitos que establece la normativa vigente ‒las puertas y ventanas no puedan atrapar los dedos de los niños y no tienen que existir ángulos, nudos ni astillas con los que podrían golpearse y hacerse daño‒.

Si son fáciles de montar, mucho mejor, aunque hay familias que las dejan en su jardín durante todo el año y otras que prefieren guardarlas en invierno hasta la época estival. Existen modelos plegables que se quitan y se ponen en un periquete para desahogar el espacio cuando el nene no está jugando con ella o para estancias con poco espacio. No obstante, si aun teniendo una estancia restringida la familia prefiere una casita fija, solo habrá que comprobar que las dimensiones cuadren en el lugar donde se quiera instalar.

Como apunte final, los especialistas aconsejan que las personas que quieran una casita para usar en exteriores, deben fijarse en los modelos aptos para ello. Con esta recomendación no se estropeará con la lluvia ni perderá color por el sol.

La favorita: Little Tikes Cape Cottage

Una compañía fundada en 1969, que entiende que cada día es una aventura con mucho por descubrir. Especializada en la fabricación de productos que fomentan el juego imaginativo pero sobre todo activo. Como bien ellos dicen “productos que hacen que los cuerpos de los pequeños se muevan”.

Fabricada en plástico y con detalles en color rojo vibrante pero también otros más tenues, un perfecto equilibrio entre energía y un espacio de calma para activar los propios colores. Muchos expertos señalan que permite que los más pequeños la decoren a su gusto, con guirnaldas, pegatinas, posters o algún osado aspirante a muralista, pero ojo porque no es apta para tintas de ningún tipo.

Un modelo ideal para ser colocado en el jardín, la terraza o el patio; pero de todas formas si queremos ponerla en el interior de la casa, sus medidas son 1,24 metros de alto x 0,90 metros de ancho x 1,06 m de fondo, ideales para albergar a 4 pequeños a partir de los 2 años.

La estructura pesa alrededor de 13 kg, bastante liviana gracias a que está fabricada en plástico ahuecado, lo que le brinda estructura y firmeza pero sin agregarle peso extra.

Con accesorios como dos puertas abatibles, dos ventanas con persianas que se abren y se cierran salvaguardando los dedos de los pequeños, un buzón y un mástil para colgar una bandera.

Una desventaja que tiene, en comparación con otras casitas similares, es que no incorpora una base, es decir, que tendrán que jugar directamente en el suelo del jardín o en el de la casa. Una solución para este inconveniente es colocar una alfombrilla de goma EVA como las que tienen forma de puzzle, como apoyo que les dará estabilidad y comodidad.

Su montaje es sencillo a través de tornillos plásticos que fijan las piezas al milímetro, además cualquier sistema de ajuste de metal trae sus respectivos protectores plásticos, impidiendo que haya riesgos de ningún tipo. Trae su respectiva herramienta para su armado, y solo nos hará falta un destornillador común y corriente para ajustar los dos tornillos que sujetan el mástil de la bandera.

También incluye unas divertidas pegatinas para adornar la puerta, las ventanas, el buzón, el techo y porque no, ¡ponerle un número a la puerta!

Una completa experiencia de juego activo, creativo y sobre todo para compartir.

La subcampeona: KidKraft

KidKraft es una marca con 50 años de experiencia y cuya misión es inspirar el juego imaginativo a través de sus juguetes y muebles para niños; que recientemente ha incorporado a sus filas juegos de exterior como la casa de juegos para niños “modern outdoor”, un poco más costosa pero con algunos detalles de su material de fabricación y accesorios extra.

Pensada para niños a partir de los 3 años de edad. Fabricada íntegramente en madera de cedro con propiedades resistentes al clima y repelente de insectos, lijada en su superficie y bordes para evitar aristas en punta y astillas. Los expertos aclaran que los remaches son metálicos, pero que aun así están totalmente redondeados para prevenir accidentes con algún tipo de punta o borde.

Muchos detalles y accesorios para que los pequeños estimulen su imaginación. Las cortinas de la ventana son de tela y se pueden abrir o cerrar mediante un barral, el resto de las ventanas son fijas pero no tienen ningún tipo de cerramiento, favoreciendo a la correcta ventilación del interior de la casita.

Su puerta frontal se abre y cierra gracias a una manija colocada a lo largo, que permite que independientemente de la altura del pequeño, pueda entrar o salir de su casita sin problemas; lo único que un poco más estrecha que la Little Tikes, de 1,21 x 0,48 m.

Una de sus ventanas da a una mesa de pic nic con dos bancos a cada lado. El juego está incorporado a uno de los laterales de la casa y no se puede utilizar de forma independiente, pero que sería de una casa sin un juego de jardín, ¿no?

Además para emular a los grandes, otra de sus ventanas da a una repisa con una parrilla exterior con tapa desmontable, lógicamente de plástico, pero que no priva a los pequeños de simular preparar una rica barbacoa para todos sus amigos. Por el menú no debemos preocuparnos, lo pueden escribir o dibujar en ese mismo lateral porque incluye una pizarra para tiza.

Otro detalle es el buzón con tapa y una bandera, porque el cartero debe dejarles en algún sitio y avisarles cuando Papa Noel o el Ratón de los Dientes les conteste su carta.

Ideal para exterior, no solo por su estética sino por sus medidas: 1,80 m de largo x 1,24 m de ancho x 1,58 m de alto en total; la casa en sí mide 1,11 m de largo x 1,20 m de ancho. Para ensamblarla debemos dedicarles una 4 a 6 horas.

La más versátil: Keter- Casita infantil plegable

Keter es una reconocida marca internacional de muebles y accesorios de almacenaje para exteriores fabricados en resina de alta calidad. Sus diseños se caracterizan por su funcionalidad, durabilidad y por una atractiva apariencia.

Viendo la trascendencia de Keter en todo el mundo, a los expertos les encanta su modelo de casita infantil para exterior o para interior Wonderfold porque les da plena confianza.

La característica principal de esta casita es que se pliega como una maleta en 30 segundos y pesa tan solo 9,7 kg. Es fantástica para llevarla a casa de un amigo o de vacaciones y para guardarla debajo de la cama, en un armario o en el trastero. Esta condición la hace muy práctica para usarla dentro de casa, aunque no haya mucho espacio. Cuando el peque termine sus juegos se recoge y ¡listo! Los padres que no son muy manitas se ahorrarán dolores de cabeza cuando su hijo quiera jugar con su casita porque es fácil y rápida de acoplar en tan solo 2 piezas: el tejado y las paredes.

Una vez montada se ve robusta y grande con unas medidas de 101,85 cm de largo x 89,6 cm de ancho x 110,5 cm de alto, con puertas abatibles y ventanas abiertas. Está fabricada en polipropileno inyectado para protegerla de los rayos ultravioleta y aportar resistencia ante las inclemencias del tiempo.

Tanto los padres como los niños ‒de hasta 7 años‒ adorarán la casita Wonderfold. Unos, por su funcionalidad y practicidad; los otros, por las oportunidades infinitas de juego que ofrece.

Step2 Neat and Tidy II Playhouse

Este modelo de Step2 hará que los niños sientan que tienen una casa real por todos los elementos y accesorios con los que cuenta. Para empezar la casita está hecha de plástico pero simula estar fabricada de piedra y madera y el resultado es genial.

Los niños pueden jugar con esta casa y hacer casi las mismas labores que hacemos en un hogar. Tiene una entrada con un timbre y un buzón para poder recibir el correo. También pueden jugar con la cocina y el fregadero con grifo que está en su interior. O con el teléfono y el reloj de pared. O con la parrilla para cocinar que sobresale de una de sus ventanas…

En definitiva un espacio para que los más pequeños jueguen y siempre a la vista de los adultos ya que cuenta con grandes ventanas para poder ver siempre a los niños.

Pacific Play Tents The Cottage Playhouse

Rebajas

Una alternativa más económica pero que también puede servir para que los niños lo pasen de maravilla. Está hecha de tela y cuenta con una puerta y varias ventanas que se abren y cierran con unas cortinas.

Tiene un tamaño muy generoso ( 147 cm de largo x 122 cm de ancho x 147 cm de alto) por lo que pueden estar varios niños jugando a la vez dentro de la casita.

Según los expertos el montaje y desmontaje de esta casa de Pacific Play es sencillo y como viene con una bolsa para guardarla, se puede transportar de un lado a otro sin problemas.

Otro punto a su favor es que al ser de tela el material se limpia con facilidad con un paño húmedo y un poco de jabón.

Última actualización el 2019-10-18 at 00:57 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados