Saltar al contenido

Los mejores oxímetros de pulso de dedo al alcance de cualquier botiquín

Cuidar de nuestra salud siempre es importante, pero más aún si necesitamos realizar con frecuencia algún tipo de medición, porque así lo requiere nuestro organismo.

De la misma manera que controlamos y medimos nuestra tensión con un tensiómetro, podremos hacerlo con la saturación del oxígeno en sangre valiéndonos de un oxímetro de pulso.

Como en todos los tipos de aparatos médicos, están los más complejos utilizados en las clínicas y hospitales, pero también aquellos que bien nos vale para un uso doméstico, como los oxímetro de pulsos de dedo.

Los expertos han probado varias marcas y nos han brindado opciones para todos los bolsillos, siendo el favorito el  Sonolife en cuanto a prestaciones-precio.

¿Por qué un oxímetro?

En primer lugar vamos a aclarar que no es lo mismo un oxímetro que un oxímetro de pulso. Un oxímetro mide la concentración de oxígeno en una disolución acuosa, usado en estudios oceanográficos principalmente; sin embargo, un oxímetro de pulso (también llamado oxímetro de pulso) explicado a grandes rasgos, mide el porcentaje de oxígeno que tenemos en la sangre.

Al igual que el tensiómetro o el termómetro corporal ha calado en nuestros hogares y se considera indispensable, el oxímetro de pulso de dedo acabará a su lado, cada vez más necesario como consecuencia de enfermedades pulmonares como el asma.

Son instrumentos no invasivos que nos ayudan a mantenernos alertas ante las enfermedades, permitiendo darles solución con rapidez  e incluso realizar un seguimiento que le aporte más datos al médico a la hora del diagnóstico durante la consulta.

Tipos de oxímetro

Desde los más básicos a los más profesionales usados en el sector médico, todos miden la saturación de oxígeno en la sangre (SpO2) y la frecuencia cardiaca (PR).

La saturación de oxígeno indica el porcentaje de oxígeno transportado por las células en el torrente sanguíneo, y la frecuencia cardiaca mide los latidos del corazón por minuto. Ambos parámetros son muy importantes para determinar enfermedades cardio-pulmonares.

Hay aparatos de diferentes tipos, usos, y con más o menos prestaciones, pero en general se clasifican dependiendo en que parte de nuestro cuerpo lo coloquemos, para efectuar la medición.

  • Oxímetro de dedo: Este pequeño dispositivo es muy fácil de usar. Solo hay que introducir un dedo de la mano o del pie en el aparato, y ese pequeño ‘gesto’ nos permitirá saber al instante la saturación de oxígeno y el pulso cardíaco, gracias a la pantalla que incorpora.El margen de error que presenta su medición con respecto a la que nos darían aparatos médicos profesionales mayores, es bastante pequeño Por eso se trata de una herramienta bastante buena y rápida de usar para los primeros auxilios.Además, se utiliza cada vez más en el ámbito del hogar por ser cómodo, sencillo, práctico y portátil (al ser de batería recargable o pilas), por lo que ha pasado a formar parte de cualquier botiquín que se precie.
  • Oxímetro de muñeca: Colocamos en nuestra muñeca un aparato de medición que está conectado, por medio de un cable, a un sensor que se ubica normalmente en el dedo índice o corazón de la misma mano.Los datos que arroja son los mismos: saturación de oxígeno y pulsaciones del corazón, los cuáles podremos visualizar en la pantalla del dispositivo situado en la muñeca.Con mucha frecuencia se utiliza para mantener una vigilancia constante, y es frecuente verlo en los centros de sueño monitorizando a pacientes que sufren de apnea del sueño. Posee una precisión similar al oxímetro de dedo, pero permite registrar datos durante un intervalo de tiempo.Aunque es mayor que el oxímetro de dedo, su tamaño también permite la movilidad del paciente, por lo que se considera portátil.
  • Oxímetro de mano: Al igual que el anterior, un sensor colocado en el dedo del paciente consigue la medición de los parámetros. El sensor se conecta a una máquina mediante un cable, en dónde se muestran los resultados obtenidos.El tamaño es mayor que el dispositivo de muñeca, pero más preciso. Su uso es más común a nivel médico ya que puede ofrecer otras mediciones como por ejemplo la frecuencia respiratoria (RRp).
  • Oxímetro de mesa: Se usa en el ámbito hospitalario. Los sensores que posee son mucho más exactos en la medición, pudiendo hacer un seguimiento más preciso del paciente.Registra además otras medidas como la tensión arterial, la frecuencia respiratoria (RRp), el índice de variabilidad pletismográfica (por explicarlo de una manera coloquial, la cantidad de aire puede contener usted en los pulmones)(PVi) y otros factores derivados de la respiración y el pulso cardíaco.Obtiene datos durante un intervalo de tiempo y ofrece gráficas de las mediciones registradas en tiempo real, siendo muy útil para los sanitarios en el diagnóstico de algunas enfermedades pulmonares o del corazón.

El dispositivo de dedo es bastante económico y el más recomendado para el hogar por su sencillez en el uso. Cuanta más precisión médica tenga el aparato, más incrementa su precio, aunque se pueden encontrar oxímetros de dedo muy económicos para el ámbito doméstico.

¿Cómo funciona un oxímetro?

El objetivo principal del oxímetro de dedo es medir el porcentaje de sangre portadora de oxígeno (hemoglobina arterial). Esta medida se conoce como saturación de oxígeno en la sangre (SpO2), cuyos niveles normales en pacientes sanos rondan entre el 95% y el 100%. Por debajo de 90% se considera hipoxemia (saturación de oxígeno baja) y bajando del 80% es considerado una hipoxemia severa. La dificultad para respirar es el síntoma principal, y hace necesario recibir oxígeno externo para aumentar la saturación de oxígeno en la sangre.

Este aparato utiliza el principio físico de absorción de luz tanto de la hemoglobina oxigenada (HbO2) como de la hemoglobina desoxigenada (Hb) en diferentes longitudes de onda infrarroja (940 nm) y roja 660 (nm).

Para realizar la medición, el dispositivo usa 2 minúsculos diodos emisores de luz (LED), que envían una secuencia de impulsos lumínicos en longitud de onda infrarroja y roja (con una frecuencia de unas 30 veces por segundo), para atravesar las capas de la piel llegando a los capilares sanguíneos y rebotando en ellos.

Una parte de los impulsos la absorbe la hemoglobina oxigenada (longitud de onda infrarroja de 940 nm), otra la absorbe la hemoglobina desoxigenada (longitud de onda roja de 660 nm) y otra pequeña parte no absorbida rebota hacia un foto-diodo que la capta.

El microprocesador integrado en el aparato calcula la relación de impulsos emitidos, absorbidos y rebotados de cada longitud de onda, comparando los cálculos con tablas obtenidas de forma empírica, y presentando la información como porcentaje de saturación de oxígeno en sangre (SpO2).

Una parte interna de la medición presenta picos máximos de hemoglobina oxigenada debido al bombeo del corazón presente en los capilares arteriales, usándose estos para el cálculo de la frecuencia cardiaca (PR).

El favorito: Sonolife

Ideal para uso familiar y sobre todo para deportistas, puesto que ofrece muchas facilidades en cuanto a la lectura de los resultados.

Su pantalla LED permite ajustar el brillo ya sea para ahorrar energía, o incluso para utilizarlo por la noche y que la pantalla no resulte molesta. Además, para el caso de los deportistas, al utilizarlo al aire libre se hace necesario poder aumentar el brillo, ya que la claridad del día puede entorpecer las lecturas.

Incluso la cubierta de la pantalla cuenta con un material antirreflejo, evitando así que cualquier haz de luz, ya sea del sol o de la iluminación ambiente, se interponga entre nosotros y los valores que arroje el oxímetro.

Algunos expertos también detallan que para las personas mayores poder ajustar el brillo ayuda mucho en la lectura, ya que aumenta el contraste y facilita la lectura de los números; incluso gracias a su pantalla giratoria, en la posición de lectura vertical los números se ven más grandes, ayudándolos y facilitándoles mucho más la lectura de los números incluso a cierta distancia.

Funciona con 2 pilas AAA que nos aseguran unas 40 horas de autonomía, la desventaja es que no vienen incluidas, y aunque son sencillas de conseguir, debemos hacernos con ellas.

Un detalle que les ha gustado a los expertos, además de que es liviano gracias a sus 80 gr, es la correa que trae incorporada para llevar colgado el oxímetro del cuello, o sujetarlo a cualquier presilla y guardarlo en algún bolsillo. Su portabilidad además, nos facilitará las mediciones si tenemos indicaciones médicas específicas, de realizarnos mediciones puntuales cada cierta hora.

Efectúa la lectura en unos 20 segundos y es bastante precisa, pero debemos tener en cuenta que es un oxímetro económico que nos permitirá realizar un seguimiento, y que puede ser una excelente opción como soporte a las mediciones periódicas que nos haga un especialista.

En casos tan particulares que nuestra salud demande y que requieran mayor complejidad y precisión con las medidas, debemos estar dispuestos a invertir un poco más de dinero, en un oxímetro de pulso. De todas formas, tal como lo hemos explicado, son aparatos pensados para el hogar y no para cumplir demandas profesionales.

Otras opciones

Contec

Si preferimos prescindir de gráficos o una interfaz vistosa, el Contec es el oxímetro que mejor nos servirá.

De hecho los expertos afirman que en comparación con el Sonolife los números son mucho más grandes y el contraste es mucho más alto; un buen producto para personas con problemas de vista o deportistas que necesiten efectuar sus lecturas al aire libre, y sobre todo de noche.

Su interfaz es muy limpia, simplemente nos brindará el dato de la saturación de oxígeno en sangre y las pulsaciones por minuto. Solo un pequeño gráfico de barra al lado del valor del SpO2, pero que tampoco da cuenta de mucho.

La desventaja es en que el Contec las lecturas se efectúan en un solo sentido, es decir que al girar el oxímetro las lecturas no girarán según coloquemos la mano. Así que debemos tener presente como lo estamos colocando en el momento de efectuar la medición, para luego poder leerla de forma cómoda.

Como bien dijimos, para los deportistas incluye una funda con correa para su práctico transporte y resguardo. Si lo vamos a utilizar en casa, la funda tampoco viene mal para preservar su vida útil.

Funciona mediante dos baterías AAA, muy sencillas de conseguir y que además el oxímetro nos dará cuenta de cuándo es el momento de reemplazarlas, gracias al indicador en la pantalla.

Con un rango de medidas de 30 bpm a 250 bpm y un margen de error del 2%, es un dispositivo económico y de uso doméstico, ideal para tener un valor aproximado de cuál es nuestro oxígeno en sangre.

Haofy

Un oxímetro que el fabricante recomienda para personas mayores de 60 años o para los que trabajan más de 12 horas al día. Está especialmente indicado para personas con insuficiencia cardíaca, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, asma bronquial o para deportistas.

Su pantalla se puede configurar para que muestre la información de seis formas diferente. Cuenta con una función de apagado automático para ahorrar batería. Y Si no se produce ninguna reacción de medición en los primeros ocho segundos, el oxímetro se apaga solo.

Además, tiene un peso muy ligero por lo que es ideal para llevarlo a cualquier lugar .

ChoiceMMed

Una opción económica para adquirir un oxímetro que recopila los datos de saturación de oxígeno en la sangre y la frecuencia cardíaca de forma ágil y sencilla con un solo botón.

Es de color amarillo con una pantalla HD que ofrece la información sin demasiados adornos para su lectura fácil. La luminosidad del display se puede ajustar manualmente y es acoplable a cuatro modos de vista.

El clip para introducir el dedo es resistente y está hecho de silicona suave antideslizante. Su bajo peso hacen que este modelo sea muy ligero para poder llevarlo a cualquier parte, incluso, para salir a hacer deporte. Viene con una bolsa azul para guardarlo.

Beurer IPO61

Esta alternativa de oxímetro es más costosa que los anteriores modelos pero el aparato del fabricante Beurer cuenta con tecnología Bluetooth 4.0 Smart. Esto es muy útil para poder transmitir los datos de saturación de oxígeno en la sangre y frecuencia cardíaca a tu smartphone a través de la aplicación ‘Health Manager’ y tenerlos sincronizados.

Este oxímetro además tiene 100 posiciones de memoria, algo muy interesante para poder llevar un exhaustivo control de las mediciones.

La luz de la pantalla es brillante y ajustable. Cuenta con la función de apagado automático. Utiliza dos pilas AAA.

Es pequeño y ligero y lo podrás llevar a cualquier lugar con el estuche y cinturón que vienen incluidos.

Última actualización el 2020-12-01 at 05:21 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados