fbpx Las mejores máquinas para hacer pasta • CompraMejor México Saltar al contenido

Las mejores máquinas para hacer pasta

Las pastas son algo irresistible, los espaguetis, los macarrones, las pastas rellenas, son verdaderas delicias, pero claro que en cuestión de calorías tienen lo suyo. Si las preparamos nosotros mismos, podemos de alguna manera contrarrestar esas calorías al elegir los ingredientes.

Como no todo es cuestión de ingredientes, sino también de preparar la pasta, los expertos han probado diferentes máquinas eléctricas para hacer pasta y han elegido a como la favorita a la máquina Marcato Atlasmotor. Ahora solo resta decidirnos cuál será la salsa para acompañar el plato.

¿Por qué una máquina para hacer pasta?

La pasta es algo que a todos nos gusta, de una cierta forma, con cierta salsa, pero es una comida que nunca falla.

La pasta fresca a diferencia de la envasada, tiene una mejor textura y es mucho más sabrosa. Conseguirla no es tarea sencilla y muchas veces su costo es algo mayor en comparación con un paquete cualquiera de espaguetis.

La desventaja de la pasta seca (la que solemos comprar envasada) es que no controlamos los ingredientes con los cuales está fabricada. Los aditivos y conservantes que llevan como parte de sus ingredientes, sabemos que muchas veces no son del todo recomendados.

Si nos gusta cocinar y agasajar a nuestros familiares o amigos, como si preferimos hacer nuestros propios alimentos con diferentes tipos de harinas, las máquinas de pasta eléctrica son una muy buena opción.

Para cuando tenemos ciertas restricciones alimenticias o intolerancias a algún tipo de alimentos, poder prepararlos por nuestra cuenta nos ahorra mucho dinero y nos da tranquilidad de saber que estamos utilizando para elaborarlos.

Las máquinas de pasta facilitan mucho esta tarea, son sencillas de manejar pero se necesita un poco de experiencia en lo que se refiere a manipular varios elementos a la vez como la masa, la manivela de la máquina, la pasta saliente producto de la masa, etc.

La diferencia es que en las máquinas de pasta eléctricas, muchas de estas funciones están automatizadas, haciendo el trabajo mucho más rápido pero también mucho más sencillo. La principal función es que no debemos estar pendientes de la manivela, solo de introducir la masa y esperar la pasta resultante, puesto que en las máquinas de pasta eléctricas la manivela es automatizada.

Recomendaciones

En lo que respecta a máquinas de pasta, ya sean eléctricas o no, hay dos grandes categorías cuya diferencia es el método con el cual elaboran la pasta, las máquinas aplanadoras y las máquinas por extrusión.

Las máquinas con rodillos o aplanadoras, están compuestas por una serie de rodillos que con el giro del movimiento aplanan la masa al pasar ente medio de ellos. La distancia entre los rodillos se regula para dar mayor o menor espesor a la masa y obtener láminas de grosores diferentes.

Con las láminas de pasta podemos hacer lasaña o canelones; si a la máquina le sumamos los accesorios de corte, podemos obtener distintas tiras de pasta para fabricar tagliatelle, fettucine, linguine, etc. Otro tipo de accesorio nos permitirá hacer ravioli a partir de dos láminas de masa junto con el relleno que elijamos, el accesorio se encargara de sellar ambas capas con el relleno y efectuar el corte.

Las máquinas por extrusión funcionan haciendo pasar a presión la masa por un cilindro con orificios más pequeños, que son los que dan la forma a la pasta. Similar a una máquina para hacer churros.

Con este tipo de máquinas conseguimos pastas como espaguetis, macarrones, rigate, de diferentes tamaños y grosores, es decir pastas huecas o con forma redondeada más que aplanada.

A diferencia de las máquinas aplanadoras, las de extrusión suelen ser un poco más caras, pero tienen la ventaja de que ellas mismas pueden elaborar la masa.

Más allá del método de fabricación de la pasta, debemos tener en consideración otras cuestiones como el material con el que están fabricadas. El más recomendado siempre es el acero inoxidable porque soporta los sucesivos usos y hace que la máquina se limpie de forma sencilla. Hay modelos metálicos con acabados cromados, pero suelen tener menos durabilidad y con el tiempo presentar signos de corrosión. Los modelos plásticos el problema que tiene es la composición del material, siendo lo ideal que estén libres de BPA; tampoco es un material del todo resistente teniendo en cuenta que con estas máquinas vamos a realizar presión sobre una masa.

Funcionan con un motor y es importante que cuenten con mecanismos de seguridad como protección por sobrecalentamiento.

La función de corte suele venir en la mayoría de los modelos e incluso cuentan con diferentes tipos de corte. Ya sabemos que este tipo de máquinas al estar automatizadas, nos evitará tener que estar dando vueltas la manivela; pero también pueden cortar la masa una vez que salga con su forma, es así que no tendríamos que estar pendientes de cortar y podremos obtener una pasta de tamaño uniforme.

En las máquinas aplanadoras, se puede optar por seleccionar el espesor de la masa, es decir, la distancia con la que podemos acercar o alejar los rodillos. El espesor puede oscilar entre los 0,3 mm a los 2cm, haciendo variar de 6 a 10 las opciones de espesor. Los rodillos además pueden tener diferentes formas y no ser solo lisos.

Los diferentes tipos de pasta se logran con los diferentes accesorios que pueda incluir la máquina. Cada máquina de acuerdo al método para fabricar la pasta tendrá un tipo u otro de accesorios. También debemos tener en cuenta si los accesorios los podemos comprar de forma adicional, los modelos incluirán un número limitado de accesorios de cortesía, pero tenemos que tener en cuenta que el modelo que elijamos nos permita ampliar la variedad y que no cuesten más que la propia máquina.

Para que su limpieza sea rápida y sencilla lo ideal es que sea desmontable. Claro que luego debe ser fácil de montar y que no nos lleve demasiado esfuerzo y tiempo. Si las piezas no se pueden desmontar del todo, lo ideal para una correcta limpieza es hacernos con un cepillo, así nos evitaremos los trozos de masa pegados y que al secarse puede estropear los mecanismos de la máquina.

Una máquina para hacer pasta, en general no es un artefacto que podamos desarmar y guardar de forma compacta, debemos prever sus dimensiones (peso, altura, ancho) ya que necesitará de un espacio de guardado. Las máquinas con rodillos rondarán los 5 kg mientras que las de extrusión los 7,5 kg.

Vamos a ser realistas, las máquinas eléctricas para hacer pasta hacen ruido, algunas más otras menos, pero no esperemos abrir la caja y encontrar un aparato silencioso.

Como accesorios extra podemos tener utensilios o un libro de recetas que será muy útil porque nos permitirá conocer los diferentes tipos de pasta, como preparar cada una e incluso con que salsa se pueden acompañar.

Consejos

Vamos a dejarles unos consejos que hemos aprendido de los expertos:

  • Una vez preparada la masa y antes de utilizarla, lo mejor es dejarla reposar en el frigo media hora.
  • Si la máquina se queda pegada en los rodillos, es porque tiene exceso de agua o de huevo. Lo ideal es agregar un poco de harina y repetir el amasado.
  • Si la masa no se estira lo suficiente como lograr la lámina del espesor que buscamos o se deshace, es que le falta humedad. Puedes solucionarlo agregándole un poco de agua y amasándola de nuevo.
  • Si estamos pensando en hacer pasta para guardar, podemos cubrir una bandeja con sémola y colocar la pasta allí evitando que se pegue. También siempre está la opción de congelarla.

Marcato Atlasmotor

Marcato es una marca italiana con cierto reconocimiento en la fabricación de máquinas para hacer pasta. Fabricada en acero cromado que le aporta solidez, conserva el diseño de una máquina tradicional pero su manivela es en realidad un motor de 100W de potencia que gira de forma automática. Tiene tres posiciones: una de apagado, otra de encendido y la de pausa, y una perilla de corte.

Los materiales de los rodillos son aluminio anodizado y el de los peines es resina polimérica, que evitan la migración de elementos tóxicos a los alimentos.

La gran ventaja es que el motor no está incorporado en la máquina sino que es externo, ideal para desarmarla y poder guardarla ocupando menos espacio; pero sobre todo porque si se nos llega a estropear, la marca nos permite comprar solo el motor sin tener que recurrir a cambiar la máquina completa. El sistema de anclaje del motor es un acoplamiento por bayoneta, que hace que colocarlo en la máquina se rápido, sencillo y por sobre todo resistente.

Es del tipo de máquinas con rodillo y cuenta con dos diferentes para que podamos conseguir el grosor de masa adecuado y fabricar tres tipos diferentes de pastas largas como pappardelle, tagliolini o lasagna. Permite ajustar en 10 niveles el espesor de la pasta, pero los niveles más bajos no dan como resultado una masa tan fina como la que se espera para hacer ravioles, puesto que va desde los 0,6 mm a los 4,8 mm.

Incluye un accesorio para hacer dos tipos de diferentes de cintas: fettuccine y tagliolini, de todas formas si queremos adquirirlos aparte es compatible con 13 accesorios en total. También trae consigo un manual de instrucciones con recetas.

Cuenta con protección por sobrecalentamiento, así que si tenemos el motor encendido por más de 15 minutos, se detendrá y demos esperar a que el mismo se enfríe.
La gran desventaja es que si bien las piezas son muy fáciles de desmontar, esta máquina no puede ni debe lavarse en el lavavajillas o grifo, debemos valernos de un paño mojado y una brocha.

Otras opciones

Philips Pasta Maker

Si preferimos pastas tipo espaguetis o macarrones, podemos optar por la Philips que es del tipo de máquinas por extrusión. Con ella podemos producir entre 200 y 300 gr de pasta fresca en escasos 10 minutos.

Ya les mencionamos que la gran ventaja de éste tipo de máquinas es que ¡hacen la masa! Así es, nos valdremos de los accesorios para los colocar los ingredientes y la máquina se encargará de mezclarlos con la barra de mezcla y amasarlos con el cilindro amasador. Lamentablemente este modelo no tiene incorporada una báscula que calcule las dosis de cada ingrediente, pero si estamos dispuestos a gastar un poco más, el nuevo modelo incorpora una báscula que nos permite calcular cada ingrediente.

Para controlar los pasos y las funciones, nos valdremos de la pantalla LED y de sus funciones digitales. Aun así basta con colocar los ingredientes, el programa y en pocos minutos tendremos lista la pasta.

Si bien debemos hacernos con ellos aparte, sus discos accesorios permiten realizar espaguetis, espaguetis gruesos, macarrones, tallarines, pappardelle, lasaña, fettuccine y cabello de ángel; además podremos guardar todos los discos en el práctico compartimiento que tiene en su base. Eso si, el disco de espaguetis viene incluido por suerte.

Se monta y desmonta fácilmente, además es apta para el lavavajillas; aunque con productos plásticos mejor lavarlos a mano y evitar corrosiones en el material producto del detergente lavavajillas. También incluye un libro de recetas.

Claro que tiene sus desventajas. Una de ellas es que solo podremos seleccionar la forma de la pasta pero no su espesor y claro que debemos valernos de sus accesorios específicos, claro que si alguno se rompe podremos conseguir su repuesto. Otra desventaja, es que si no somos amantes del plástico en la cocina, con esta máquina no tendremos opción.

Por último, su precio, estamos hablando de una máquina que ronda los $5.600.

Norpro

Si es un apasionado de la fettucine caseros, caseros desde el origen, ya no puede haber excusa para no hacerlos en casa sin necesidad de tener que estar dándole a la manivela.

El motor Norpro convierte nuestra máquina de pasta manual en una automática para solo preocupemos de en qué punto queremos cortar los fideos que van saliendo por la ranura.

Algún que otro experto asegura que es ideal para hacer gran cantidad, dejarlos secas y congelarlos. Y es que puede que cuando empecemos a utilizarlo no sepamos poner fin por lo cómodo que resulta darle solo a un botón y poder utilizar las dos manos para tomar la pasta. Hay que tener en cuenta que al acoplarlo a nuestra máquina eso incrementará el peso de la misma.

Imperia Cucina Pro 160

Otra opción para las máquinas con rodillos, con la diferencia es que aquí el motor está integrado. A diferencia de la Marcato, cuenta con menos opciones de espesor, 6 en total.

Los rodillos tienen un revestimiento antiadherente que facilita el deslizamiento de la masa, para que podamos trabajar de forma cómoda y fluida. Está fabricada en acero con un acabado pulido, su diseño es moderno elegante, con lo cual podremos tenerla incluso sobre la encimera. Los engranajes están fabricados en acero sinterizado y templado, que le otorga una durabilidad extra al mecanismo de funcionamiento.

Los accesorios para preparar tagliatelle y fettuccine están incorporados, pero el resto debemos comprarlos por separado y es compatible con cualquier accesorio de la marca.

La desventaja es que solo tiene la opción de encendido y apagado, es decir que cada vez que queremos parar la preparación para cortar la pasta debemos apagarla y encenderla nuevamente; claro que esto en los tiempos de preparación se nota.

Philips Viva Collection HR2372/05

Comer pasta cobra otro sentido con esta máquina. En más de una ocasión verá como los invitados en lugar de llegar a la hora en punto van antes para disfrutar de ese momento en el que con tal solo preocuparnos de tener la materia prima (agua y harina regular, sin gluten, o trigo integral), del resto se encarga este nuevo aliado en la cocina.

Consigue 2-3 porciones de pasta fresca en solo 18 minutos gracias a la barra agitadora con la que cuenta. Tiene tres discos de moldeado clásicos por defecto para espaguetis, pene y fettuccini. Los discos de moldeado especiales permiten un proceso de doble extrusión para asegurar pasta suave y fideos uniformes.

Su tamaño reducido permite mantenerlo guardado en la cocina cuando no se está utilizando.

Última actualización el 2020-04-07 at 22:07 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados