Saltar al contenido

Las mejores jarras purificadoras de agua

Hemos escuchado muchas veces que nuestro cuerpo es 70% agua que hay que reponer de forma diaria y que a su vez hidratarnos de forma constante nos asegura un correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Pero además de beber agua en cantidad, necesitamos que está sea de calidad. Muchas veces el agua del grifo no es la más adecuada y comprar botellas de agua resulta costoso y no muy ecológico.

Unos expertos han encontrado en las jarras purificadoras de agua, la alternativa para poder consumir agua de mejor calidad que la del grifo y sin tener que comprar botellas plásticas. La [amazon link=»B007Y6DS84″ title=»jarra Brita Marella»] ha sido elegida como la favorita entre otras opciones.

[amazon box=»B007Y6DS84″ description=» «]

¿Por qué una jarra purificadora de agua?

Porque mejora la calidad del agua que consumimos. Si bien las depuradoras se encargan de hacernos llegar el agua potable, el filtrado es a gran escala y masivo. Con una jarra purificadora, nos aseguramos un segundo filtrado, para complementar y completar, el que realizan las depuradoras.

Mejora el sabor del agua que consumimos. Si notamos que el agua que sale del grifo no sabe muy bien o tiene un olor raro, puede deberse a la presencia de materia orgánica y cloro (trihalometanos), o incluso contener restos de vertidos industriales como disolventes.

En algunas regiones, la dureza del agua es notoria. En recipientes de cocina o en la bañera, encontramos muchas veces restos de cal. Si dejamos un recipiente de agua en reposo, podremos incluso ver como éstos residuos de cal (calcio y magnesio) se decantan. Los filtros de las jarras purificadoras, contribuyen a atrapar éstos residuos y evitan su ingesta.

Con componentes más complejos como aluminio, cromo, plomo, niquel, arsénico, o nitratos utilizados en abonos agrícolas; pueden ayudar a reducir su concentración con una jarra purificadora aunque no en su totalidad.

Ahora es importante tener en cuenta que se trata de una jarra purificadora. Mejorará la calidad del agua que consumimos, es un método que no necesita instalación de ningún tipo, son económicas y su tamaño es reducido.

Si por ejemplo, el agua que sale del grifo contiene durezas muy extremas, deberíamos pensar en filtros más costosos, que suelen requerir una instalación y con procesos de filtrado más complejos como es el caso de la Ósmosis.

Es decir, una jarra nos ayuda a mejorar la calidad del agua, pero por su costo y tamaño, no podemos pretender tener la misma calidad de agua que si utilizamos filtros más complejos.

Recomendaciones

Cambiar los filtros con periodicidad, puesto que el filtro lo es todo. Cada modelo de jarra aconseja el tiempo recomendado de uso y recambio de los filtros, en general suelen durar un mes para una ingesta diaria de 4 personas. Como el recambio es periódico, debemos tener en cuenta su costo.

Es importante respetar estos tiempos, porque si utilizamos un filtro “desgastado”, la jarra no purificará de forma adecuada el agua; incluso puede que desprendan componentes que ya han sido filtrados, empeorando la calidad del agua.

Algunas jarras cuentan con un indicador de recambio de filtro, pueden ser digitales o analógicos. En otras en cambio, al no tener un indicador, deben cambiarse teniendo en cuenta la fecha del último cambio.

El amonio es un material que está presente en los filtros de las máquinas y si bien no es tóxico, el no recambio de los filtros hace que se descomponga, siendo su descomposición tóxica.

Si necesitamos beber aguas especiales, como las bajas en sodio o de mineralización fuerte, lo aconsejable es valerse de aguas embotelladas.

Claro que el uso de agua embotellada y de jarra purificadora puede combinarse; pero no valerse sólo de la jarra purificadora, ya que quitan restos de componentes que no son ideales para el consumo, pero no asegura que el agua contenga la cantidad de minerales o el porcentaje adecuado de sodio que necesitamos ingerir.

Algunas marcas aconsejan que el agua se guarde en la nevera, para contribuir a mejorar la calidad del agua filtrada y de los filtros. Lo que no es aconsejable es tener la misma agua, durante muchos días fuera de la nevera a temperatura ambiente. Lo ideal es su consumo diario.

La favorita: Brita Marella

[amazon box=»B007Y6DS84″ description=» «]

Con una capacidad total de 2,4 litros y 1,4 litros de agua filtrada. Su llenado es muy sencillo y se puede realizar sin necesidad de quitar la tapa, mediante un orificio superior.

Su filtro es de carbono, se recambia aproximadamente una vez al mes cada 100 litros de agua filtrada. En su tapa, posee un indicador electrónico que nos indicará cuando debemos realizar el recambio del filtro e incluso nos irá diciendo el porcentaje de desgaste del filtro, es decir el rendimiento de filtrado que va teniendo con el uso.

Este modelo incluye 3 filtros extra de recambio y una vez agotados, se pueden conseguir el mismo pack de 3 unidades por alrededor de unos $800.

Como detalles técnicos útiles para la puerta del frigo, sus medidas son de 26,7 x 10,9 x 27,7 cm, y está fabricada libre de BPA.

Otras opciones

Culligan

[amazon box=»B000THIZV0″ description=» «]

Con el respaldo de una gran marca dedicada a mejorar la calidad del agua que utilizamos, la jarra Culligan tiene capacidad para filtrar casi 2 litros de agua.

Su potente filtro ayuda a combatir el mal sabor del agua y a eliminar componentes como el zinc, mercurio, cloro, cobre, etc. La vida útil de un filtro es de aproximadamente 180 litros y se consiguen de forma muy sencilla.

Gracias a su diseño ovalado, cabe perfectamente en la puerta del refrigerador o acomodarse sobre la encimera en cualquier rincón.

Su indicador de recambio de filtro se ubica en la tapa, pero funciona manualmente debiendo colocar nosotros el mes en el que hemos efectuado el recambio. Despistados abstenerse.

El pico pivotante ayuda a evitar la transferencia de olores del refrigerador al interior de la jarra y ayuda a un correcto servido del agua.

Naples Naturals

[amazon box=»B072KVW64Z» description=» «]

Esta jarra purificadora tiene una pequeña abertura en la superior para poder llenar el recipiente. Tiene una capacidad para 10 tazas y utiliza la última tecnología de filtración de carbono para dejar el agua perfecta para su consumo.

Cuenta con un indicador en la tapa de la jarra que avisa de cuando hay que cambiar el filtro por lo que no hay que preocuparse de estar atento a la sustición de la parte fundamente de la jarra. Cada filtro proporciona hasta 300 litros de agua filtrada.

Esta fabricada de plástico sin BPA y se desmonta en cuatro partes para su limpieza. Está disponible en negro y azul.

Invigorated Living pH Restore

[amazon box=»B011M7AQPS» description=» «]

La particularidad de ésta jarra es su filtro multifase con diferentes tipos de esferas de cerámica, piedra y zeolita, micro redes, gac y resina de intercambio iónico. El filtro incrementa el ph, y contribuye al aporte de minerales como selenio y calcio.

Su capacidad total es de alrededor de 3,5 litros y sus medidas son de 26,7 x 13,3 x 25,4 cm, así que puede guardarse en la mayoría de las neveras.

Para cambiar los filtros cuenta con un indicador digital, y su recambio se efectúa cada 360 litros. La desventaja es el costo de los filtros, un pack x3 puede estar cerca de unos $ 1.800.

Kaz

[amazon box=»B00IK5A4U8″ description=» «]

El filtro de esta jarra Kaz es capaz de reducir el mercurio que pueda existir en el agua y el 96 por ciento de los niveles de trazas de productos farmacéuticos, proporcionando agua limpia y de excelente sabor. También elimina el olor a cloro que pueda tener. El filtro te garantiza dos meses de agua de máxima calidad.

Tiene un diseño fino y delgado por lo que se acopla a la perfección en el estante del refrigerador. Cuenta con unas asas que facilitan su transporte y su recarga de agua.